Alfaro

El vía crucis recuerda los momentos vividos por Jesús, nuestro Salvador, desde su prendimiento hasta su crucifixión y sepultura.
Se comenzó con siete estaciones, para subrayar la plenitud del sufrimiento y del amor de Cristo y del cristiano.
El justo cae siete veces, pero se levanta» (Pr 24,16). Y, al levantarse Cristo de la tierra, «atraerá todo y a todos hacia sí» (Jn 12,32). Esta devoción pasa de Jerusalén a Europa, a principios del segundo milenio, y es aquí, por la devoción de los monjes de Cluny y de san Francisco de Asís a meditar la pasión del Señor, cuando se realiza la formulación de las catorce estaciones, tomadas de los Evangelios y de antiguas tradiciones.
El vía crucis además de camino de dolor es camino de esperanza y de Victoria. La Vida de Cristo no termina en la Cruz, Resucitado vive para siempre. Al vía crucis se le puede añadir la decimo quita estación: la Resurrección de Cristo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies